domingo, 17 de octubre de 2010

Relato: Mi novia entregada

intercambio de parejas


  Este hecho sucedió en el año 2005 cuando convivía con mi ex novia llamada Virginia. Teníamos por entonces 27 años yo y 24 ella. Nuestro noviazgo duró tres años y terminó abruptamente por lo que les voy a contar a continuación.

Virginia era una chica de cabellos castaños oscuros, de ojos verdes, 1,60 mts de altura y de una cola muy bonita. Nos conocimos en un shopping y al poco tiempo ya empezamos a salir de novios y en menos de un año ya vivíamos juntos. Esto hizo que con el tiempo nuestra vida sexual se fuera tornando un tanto monótona y aburrida. Eso nos llevó a incursionar en la pornografía y hurgando en ella es que se me despertó una fantasía que le comenté. Le dije que me gustaría verla penetrada por otro hombre. Evidentemente la tomé por sorpresa porque ella se excitó mucho y esa noche cogimos como las primeras veces. Seguí insistiendole con el tema y ella, temerosa, me dijo que le gustaría hacerlo pero con la condición de que fuera ella quien lo elegiría. Acepté gustosamente pero pasó el tiempo y no volvimos a tocar el tema.

Así estuvimos hasta que una tarde, volviendo yo de mi trabajo, fui sorprendido en plena calle por una tormenta descomunal. Llegué al departamento totalmente mojado y cuando entré encontré a un hombre con un pantalón corto y una remera mía sentado en el comedor. Atónito, me quedé mirándolo y el se presentó. Me dijo que se llamaba Ariel y que era un viejo amigo de Virginia,de su ciudad natal, Bahía Blanca. Me explicó que se encontró con ella de casualidad a tres cuadras del departamente y que a ambos también los había agarrado la tormenta y por eso se vinieron corriendo y el estaba con mis ropas puestas. Al oir mi voz, Virginia salió del baño con su bata y me comentó lo mismo que Ariel.

Les dije que no había problemas y que, ya que estaba, que se quede a cenar con nosotros a lo que aceptó gustosamente. Ordenamos comida a domicilio y luego de comer quedamos de sobremesa con un vino tinto. A la tercera copa y hablando de todo un poco Virginia me confesó que Ariel había sido su primer novio en la adolescencia.

- O sea que llego a mi departamente y me encuentro a tu ex con mi ropa puesta y a vos bañandote, cualquiera pensaría que están reviviendo viejas épocas - acoté en tono de broma.

Ellos se rieron y yo seguí indagandolos. Me confesó Virginia también que Ariel había sido quien la había desvirgado y estuvimos hablando sobre ese tema. Yo ya estaba a full imaginandomela y a ella se la notaba excitada en el tono de su voz. Ariel estaba un tanto avergonzado por la situación pero se notaba que así y todo, le gustaba.

Cuando estabamos por la segunda botella de vino, me puse a besar a Virginia y al oído le dije que me encantaría verla cogiendo con Ariel. Ella se rió y me dijo que la situación la excitaba y mucho. Así que a propósito comencé a besarla desmesuradamente y al instante comencé a tocarle los pechos por sobre su remera. Ella me quitó la mano y Ariel miraba para otro lado haciéndose el distraído.

Entonces les propuse hacer un juego: tirabamos cartas a cada uno y a quien le tocaba la de menor valor tendría que responder una pregunta de los otros dos, siempre de tono sexual.

A Ariel le tocó dos veces seguidas y Virginia le preguntó con cuantas mujeres había estado y si tuvo fantasias gay. Yo le pregunté nimiedades que poco sumaban al juego. Luego le tocó a Virginia y Ariel quiso saber con cuantos hombres había estado en toda su vida.

- Tres- dijo ella- Ariel, un ex novio y yo.

Yo fui más picante y le pregunté quién de los tres la tenía más grande. Se ruborizaron los dos, pero insistí y Virginia tuvo que responderme la verdad. Ariel era quien más grande la tenía. La excitación mía era tremenda. Mi propia novia, frente a su ex, tenía que reconocer que la pija más grande que vio en su vida era la del muchacho que estaba sentado enfrente nuestro. Ariel estab rojo de la verguenza. Volvimos a tirar cartas y le volvió a tocar a ella. Automáticamente fui yo el primero en preguntarle.

-¿Cuál es tu fantasía sexual? Mirá que yo ya la conozco así que no me mientas- le dije y la dejé atónita.

Ariel prestó atención ya que veía venirse una tremenda confesión. Ella no tuvo más remedio que decirla: - estar con dos tipos a la vez.

Luego de eso, y excitadisimo como estabamos, la empezé a besar profundamente. Le tocaba las tetes ya no por fuera sino por dentro y mi mano se fue directamente a su vagina.

Luego de un rato, mientras nos besabamos fue Ariel quien pidió la palabra. La verdad es que no lo esperabamos.

- ¿Entro yo dentro de esa fantasía sexual, Virginia? - preguntó.

- Si mi novio no tiene problemas, creo que sos el indicado. ¿No te molesta mi vida? - me dijo ella.

No puse reparos e invité a Ariel a que se acercara a nosotros. Temeroso, lo hizo y le dije a Virginia que sea educada y le bajara el pantalón. Como toda su ropa estaba secándose en el baño, solo llevaba mi pantalon corto y nada más abajo. Al bajarle el pantalón se descubrió un pene en estado de erección tremendo, de unos 25 cm y muy ancho.

-Ahora entiendo por qué dijiste que era el que más grande la tenía- dije yo.

Con timidez, Virginia tomó el pene de Ariel e intentó abarcarlo con su mano pero no llegaba a cerrarla en torno a él. Lo miró un segundo y suavemente comenzó a masturbarlo. Luego, siempre con lentitud dijo "¿Puedo?" y acto seguido comenzó a chuparselo. Al instante la chupada comenzó a ser frenética y Ariel le dijo que aflojara o se acabría en cualquier momento.

-Podés acabar cuando quieras- le dije

No pasó más de un minuto cuando comenzó a contraerse todo de pié y vi como a Virginia se le caían unos chorritos de sémen por la comisura de su boca.

-Vayamos a la habitación- propuse- Ahora llega el momento de cumplirte la fantasí mi amor.

Allí comencé a besarla sin preocuparme por el sabor a sémen que tenía en la boca. Estaba en el cielo. Mi novia le había hecho una tremenda mamada a su ex y éste le había llenado la boca y la gargante de espeso sémen. Y para colmo ahora se la iba a recontracoger y con mi consentimiento.

En la habitación la abri de piernas y al momento comencé a cogerla con toda fuerza. Ariel fue a la parte de arriba de la cama y le volvió a ofrecer su pija enorme para que se la chupe de nuevo. Luego intercambiamos y yo me fui a su boca y Virginia, en cuatro patas, esperaba ser penetrada por Ariel. Comenzó a ponersela despacio y solo la punta, ella gemía mientras me la chupaba hasta que soltó un grito cuando Ariel se la mandó de una hasta el fondo. La tomó por las caderas y empezó a darsela con fuerza. Virginia gemía con mi pija en la mano y yo la miraba a los ojos y le decía: - ¿Te gusta como te coge tu ex? ¿Te gusta tener dos pijas para vos, mi amor? ¿No te sentís una puta?

- Sí, me encanta, soy una puta, soy tu puta y soy la puta de Ariel, cojeme con esa pija enorme que tenés, me encnata, la quiero siempre para mí.

No terminó de decir eso que frené todo y nos reordenamos. Yo me acosté boca arriba, ella se sentó y la penetré y Ariel quedó con todo su culo a disposición. "Ahora te vamos a coger los dos a la vez y encima vas a tener que aguantar a la pijota de Ariel en tu culo" - le dije.

Ariel se agachó y comenzó a chupar su ano a fin de irlo lubricando. Luego fue ingresando uno y dos dedos hasta que dijo: "listo, este culo ya está para ser cogido"

"Ponemela despacito que me va doler Ariel" le dijo Virginia.

"Sí putita, quedate tranquila que va a ser despacio al principio, pero después me vas a pedir a gritos que te la de con todo".

Se la puso despacio y no pasó más de 10 segundos cuando los 25 cm de Ariel ya estaban todo adentro del culo de mi novia.

Ella gritaba como poseída mientras con Ariel, acompasados, le dabamos por ambos agujeros. Más fuerte pedía ella y no duré más que dos segundos y acabé. Ariel seguía dandole con fuerzas mientras la trataba de puta. Ella a todo decia que si, que era una puta, que la pija de él era lo mejor que habia probado en su vida y que iba a dejar que él se la cogiera todas las veces que quiera hasta que se muera. Yo miraba la escena ya sentado al costado de la cama. Virginia había llegado a su quinto orgasmo cuando Ariel le dijo que él se venía. Se la sacó y me llamó. Me dijo que por tener una novia tan puta, yo iba a tener que agarrarle el pene y masturbarlo apuntando a la cara de ella. Absorto como estaba fui, lo agarré y lo masturbé tres veces hasta que salió otro espeso chorro de sémen que me quedó un poco en las manos mientras mi novia bebía con desesperación lo que a ella le llegaba. Luego me chupó el semen que quedó en mis dsos.

-Ahora besalo a tu novio Virginia, que te cumplió tu fantasía de puta- dijo Ariel. Como poseída mi novia volvió a besarme con su boca sabiendo a sémen.

Ariel se cambió y me dijo que la iba a seguir cogiendosela cuando él quisiera. Virginia le dijo que sí, que quería tener esa pija para toda la vida y yo no opuse resistencia.

Luego de esa vez, Ariel venía a casa como mínimo una vez a la semana y se cogía a mi novia frente a mi o cuando yo no estaba. Yo participaba cuando estaba presente o me daba cuenta que él había venido cuando al llegar a casa y besarla sentía el inconfundible sabor a pija en su boca. Hubo una ocación en que llegué y Ariel se había venido con un amigo. Me dijo que le había contado que se estaba cogiendo a una mina muy puta y lo invitó a que fuera con él a cogerse a mi novia en mi casa. Ese día le dimos de a tres y Virginia fue la mujer más feliz del mundo con tres pijas solo para ella.

Pero luego de un tiempo y debido a la presión de él, Virginia me dijo que se iba a vivir con Ariel. Que lo lamentaba pero era su deseo ser de Ariel y de quién él quiera.

Fue así, por cumplirme y cumplirle a ella una fantasía, que desperté a la puta que mi novia tenía adentro. No los he vuelto a ver más y supongo que de ahora en adelante, cuando tenga una fantasía, lo pensaré dos veces antes de llevarla a cabo.

Relato: Por el culo con A... Por el culo con Alejandra

intercambio de parejas



Yo tenía 38 y ella 23 años. Ella Alejandra, yo Ernesto, la conocí en el trabajo y poco a poco fuimos intimando. Primero conversaciones comunes sobre sus gustos generales y luego sobre las parejas que habíamos tenido.
Ella había terminado recientemente con su novio y con un hijo de su primera pareja veía muy pocas posibilidades para sobresalir en cualquier trabajo. Alejandra una morena de 1.65 con facciones latinas y ojos muy bonitos también poseía un cuerpo que sin ser de modelo si es muy apetecible. Es de esas mujeres que despiertan la libido, de esas que desprenden un erotismo natural. Vestía siempre de jeans ajustados que dejaban ver lo abultado de su panocha y por supuesto que se le metían entre las nalgas dejando entrever que usaba tangas.
Yo un tipo normal de la misma estatura que Alejandra, moreno y con cuerpo medianamente atlético, no atractivo pero si carismático, sobre todo por mi nivel cultural. Eso fue lo que nos fue uniendo con el paso de los días.
Al final de un mes ya éramos novios y por supuesto yo quería comerme ese delicioso manjar. En todo ese mes los múltiples cachondeos mutuos en la oficina fueron la constante hasta que por fin nos pusimos de acuerdo para ir a un hotel. Ese día no fue lo que esperábamos, resulto ser un desastre, que culmino en una relación sexual demasiado común.
La siguiente semana en la oficina después de una sesión de cachondeo y excitación sucedió los siguiente:
- Oye Ernesto, tengo ganitas…
- Yo también Alejandra ya son casi las 9 de la noche, todos se están yendo… que te parece si..
- Pero me da miedo..
- No te preocupes, cerramos… ponemos música y ni quien se entere.
A las 9:10 ya no había nadie, como lo había dicho puse música y cerré la puerta de la oficina, ella entre nerviosa y ansiosa se dejo llevar por mis besos. La tomé de la cintura y la pegué a mi cuerpo, los besos fueron haciéndose cada vez más calientes, más sexuales… nuestras bocas se hacían el amor con las lenguas entrelazadas y sus jugos combinándose en un vaivén similar al coito.
Mis manos tocaban palmo a palmo su cuerpo por encima de la ropa. Primero sus senos que aunque pequeños eran la mejor muestra de la excitación que ya invadía a Alejandra. Mis dedos se metieron de a poco por debajo de su blusa, pude sentir el bra y después la piel de sus senos. Tomé su mano y la puse sobre mi pantalón a la altura de mi verga, que sin ser una cerga descomunal como las que describen aquí, tiene lo suyo. Ella reaccionó con placer más que con sorpresa, lo esperaba, lo deseaba… al mismo tiempo que yo masajeaba sus tetas Alejandra bajaba el zipper del pantalón metiendo su mano para sentir mi verga.
En ese momento yo dejé para después sus senos, al fin ya los habían liberado de su encierro aunque seguían protegidos por la blusa. Mi mano se dirigió entonces a su entrepierna pero por dentro de sus jeans. Tarea un tanto difícil por el cinturón pero que sin duda hacía más apetecible el trofeo que había ahí dentro.
Al fin mi mano pudo sentir su panocha por encima de la tanguita, la tenía metidita y estaba mojada… la hice a un lado y mis dedos podían sentir sus labios vaginales, su clítoris, sus jugos… Ella mientras tanto se dejaba llevar por el deseo, los besos incrementaban su intensidad… el amor, la lujuria y el deseo se apoderaron de nuestros cuerpos, de nuestras mentes y de nuestros sentimientos.
- Te necesito Alejandra… te deseo… uuumhhh!
- Yo también lo deseo, hazme tuya… quiero que me des una súper cogida… como si deverás me tuvieras ganas…aggghhh!!!
- Necesito cogerte yaaaaa!!!!
- Quiero que me comas las tetas, que son solo tuyas, se que te gustan, y quiero que me escupas los mecos, en mi boca, en mi cara, en mis senos y quiero que me penetres muy adentro y que me encules, me encanta el sexo anal, quiero ser toda para ti!!!!!!! Mi vida, quiero que me trates como a una puta, eso me calienta mucho.
La respuesta fue inmediata y sin hablar ambos nos quitamos nuestras respectivas ropas… No pude evitar el sentirme más excitado al ver como se despojaba de la blusa… del bra… del jeans… y al verla en tanga mi erección creció aún más… al quitársela un olorcito a sexo proveniente de su panocha y combinado con el olor de mi verga se convirtió en un aroma afrodisiaco. Quienes han tenido sexo fuera de los lugares comunes saben a lo que me refiero.
Una silla fue el complemento perfecto, me senté y de inmediato ella se acomodó encima de mi, de frente… metiéndose mi verga en su panocha… su panocha con apenas una línea de vellos la hacía ver más sexy… fue en ese momento que me di cuenta del tamaño de su panochota, rica y grande… labios muy ricos que se comieron mi verga de un solo bocado… se sentó encima de mí y lanzó un suspiro.
- Aaaggggghhhh…. Uuuummmmmhhh… cógeme… hazme tuya cabrón, no sabes cuánto te he deseado estos últimos días.
- Sí puta, dame tu panochota… se te marca bien rica con esos pantalones y ya te traía una ganas…!!!
- Dame mi amor, dame toda la verga… déjamela ir toda!!!! Agggghhhh!!!
- Que rico te mueves cabrona… siente como te la doy toda….!!! Toma tu verga… cométela…
- Dame más duro cabrón… soy tu puta… trátame mal… Me encanta que me cojas, pégame en el culo!!!!, dime que te encanta… si te gusta!!!!!
- Te gusta que te nalguee? Pues toma putota… eres mía… dímelo puta!!! Eres mía perra?
- Sí… Ernesto soy tuya… este cuerpo es tuyo… soy tuuu puuuutaaaaaa!!! Que caliente estoy, tu perraaaaa!!!! Agggghhhhh!!!
Al decir esto Alejandra comenzó a tener el primero de los 7 orgasmos que tendría en esa posición… Pude sentir como se estremecía, sus piernas temblaban… sentí como un liquido caliente corría desde la punta de mi verga hasta los huevos y las piernas… era la primera vez que sentía su leche saliendo… el olor a sexo era cada vez más fuerte y por supuesto más excitante.
Seguimos en esa posición durante 20 minutos más en los que Alejandra todavía obtuvo 6 orgasmos más… cuando de pronto me dice:
- Empíname…
- Cómo?
- Si empíname y métemela por el culo… ya te dije que me gusta que me den por el culo… cógeme el culo cabrón!!!!
Se levantó y yo ni tardo ni perezoso hice lo mismo. Alejandra se acomodó en la silla levantando su culo y poniéndolo frente a mí. Me puse frente a su culote y mi verga enhiesta se preparó para penetrarla. Un poco de saliva conjugada con la abundante leche que había salido de su panocha hizo el resto.
- Déjamela ir toda cabrón…!!! Cógeme el culo!!! Cómo si deverás me tuvieras ganas…
- Te voy a encular muy adentro, voy a meterte toda mi verga en tu culo, para que sientas lo que es gozar!!!!! Te voy a sacar la mierda de tu culoooo!!! Ahí te va putotaaaa!!! Siente como te la estoy dejando ir completa….aaaagggghhhh!!! Siente como te te voy abriendo el puto culo que tienes… mmmmhhhhaaaagggghhh!!
- Sí… rómpeme el culo cabrón… dame duro… trátame mal… que ricooooo!!!!! Me coges el culooooo!!!!! Agggghhhh!!! Me fascina el sexo anal, me hace venir como una puta!!!
- Toma cabrona… siente mi verga… y estas nalgadas putaaaaaa!!!!
- Estoy llegando cabrooncitooooo!!!! Aggggghhhhh!!!
- Siiiii….. te gusta mi amor? Te gusta mi verga en tu culo?
- Me encanta… es delicioso sentirte…!!!! Ya lo necesitaba!!!!! Si, rómpeme el culo, eso me encantaaaaaagggggghhhhh!!!!
El placer nos arrancaba ruidos muy distintos. Mientras yo gemía en voz baja, ella gritaba cada vez que mis huevos golpeaban sus nalgas. Alejandra se metía un par de dedos en la panocha mientras yo le amasaba las nalgas y le follaba ese culo tan maravilloso.
Cambiamos de posición y ahora me senté en la silla… Alejandra entendió lo que yo quería y se sentó encima de mí… dejándome ver su culote… Solita tomo mi verga y se la fue metiendo hasta que se la tuvo totalmente dentro. Comenzó una salvaje cabalgata de ella sobre mí, la silla solo emitía un ¡tac, tac,tac!. En pocos segundos sus pechos al descubierto estaban en mis manos. Los estrujé con ansia mientras metía mi boca entre ellos. Ella echó la cabeza hacia atrás y suspiró de placer. Yo le daba lametones en los dos senos y le mordía los pezones.
Mis huevos quedaron aplastados por sus nalgas cuando mi verga tocó el fondo de su culo. Era genial. Mis manos seguían entretenidas con sus senos alternando con sus nalgas. Tenía los pezones muy duros y las nalgas suaves. En esta postura no hubo el típico mete-saca. Ella movía la pelvis delante y detrás sin sacar mi verga de su cola. Notaba como su clítoris se frotaba con mi cuerpo arrancándole gemidos. A mí por mi parte, me provocaba un placer distinto al de otras penetraciones. Era más intenso y más íntimo. Poco a poco el placer fue creciendo y mi ansia también. Ella comenzó a saltar encima de mi verga…a estas alturas Alejandra se movía frenéticamente sin inhibiciones, poseída por el deseo, era claro que lo que más le gustaba era que me la cogiera por el culo…
Separada de mi pecho y la tomé de sus nalgas. La visión que tenía en ese momento de su culote siendo penetrado por mi verga era alucinante. Una de mis manos se posó en un pecho y la otra en una de sus nalgas. Ella al mismo tiempo que era penetrada por mi verga en su culo, se tocaba el panocha depilada. Alejandra continuó moviéndose arriba y abajo. Fue sensacional. Yo empujaba hacia arriba mientras ella hacia sus movimientos clavándose cada vez con más fuerza. El recorrido de mi verga en su culo nos mataba de placer. Yo le daba besos en el cuello mientras ella jadeaba con espasmos de placer.
- Si que rico, estaba esperando que me metieras la verga por el culo, ahhhhh, dale más fuerte, por favor, quiero sentirte al fondo, ahhhh, así!!!!!!Dios, que placer!!!! Sí… Ernesto soy tu putaaaaa… soy tu putotaaaaa!!!! Quiero que goces como nunca habías gozado con nadie. Mmmm, que rico, estás muy adentro…..Nunca te dejaré, siempre seré tuya, dime que soy tu puta, por favor!!!
- Claro que eres mi puta así es que muévete putota… dime de quién es este culote?
- Tuyo Ernesto… es tuyo papi… este culote es tuyo… esta puta es tuya…. Soy tuya… Mmmm,mi amor, que rica enculada, te gusta mi culito nene, te gusta?
- Claro que me gusta… me encanta!!!! Dame de tu lechita putita… córrete y deja salir tu leche por esa panochota…!!!
- Sí…sí…sí… ya…ya…ya… que ricoooooo!!! Esto es muuuuuyyyyy ricoooo!!! No mames…. Me estoy vaciando….!!!!
- No pares… sigue dándome de tu leche… comete mi verga con tu culote…
- Siiiiiiiii…… aghhhhhhmmmmmhhhhh…!!!! Que rico me coges el culooooo…!!!
- Sigue… cógete mi verga… anda … cágate en mi verga!!!… llénala de mierda…!!! Ensuciame la verga con tu mierda mamitaaaaa!!!!
- Siiiiiii…. Papito…. Pero sígueme cogiendo… Aaaahhhgggg!!!!! Que cogida de culooooo!!!!
Los sonidos de mis huevos chocando con sus nalgas, de mi verga entrando y saliendo de su culo con cada brinco que daba para sentirme en lo más profundo, se confundía con la música. –Plash, plash… - Estaba llegando a su segundo orgasmo anal.
Los fluidos corrían por mis huevos… por mis piernas… sus orgasmos eran realmente portentosos… el néctar que se vaciaba de su panocha llenaba el ambiente de la oficina…
Al llegar a su tercer orgasmo…
- Aghhhh….!!! Esto es como llegar al cieloooo!!!!! Es como ver a Dios!!!!
- Ya, ya, ya, ya, ya….. si, si, si, si, si, si….. aggggghhhhh!!!! Llega conmigo… al mismo tiempooo!!! Siiiiiii??????
- Síiiiiiiii…..!!! Pero lléname la verga de mierda…. Cágame la verga…. Ensúciamelaaaaaa!!!
- Siiiii…. Siente como me vengo… lléname el culo cabrón!!! Lléname el culo con tu leche cabrooooonnnn!!!!!
Con esas palabras como afrodisiacas Alejandra termino por venirse por tercera vez con la verga en el culo… yo hice lo propio y le llene el culote con mi leche….
A partir de ahí nuestros encuentros en la oficina fueron más frecuentes pero eso será en otras historias…
Comentarios y propuestas al correo: simon-templarx@hotmail.com

fotos tomadas del blog Alison Miller de Venezuela

fotos tomadas del blog Alison  Miller de Venezuela
fotos tomadas del blog Alison  Miller de Venezuela
fotos tomadas del blog Alison  Miller de Venezuela
fotos tomadas del blog Alison  Miller de Venezuela
fotos tomadas del blog Alison  Miller de Venezuela
fotos tomadas del blog Alison  Miller de Venezuela
fotos tomadas del blog Alison  Miller de Venezuela
fotos tomadas del blog Alison  Miller de Venezuela
Añadir leyenda
intercambio de parejas

santo pecado

intercambio de parejas

Estadisticas

Seguidores